30 abr. 2010

Otro árbol en el jardín: el tilo.

Palas y el centauro. Botticelli  
 

 Según la mitología griega Fílira era una de las hijas de Océano. En cierta ocasión Cronos yació con ella, pero la diosa Rea les sorprendió juntos, por lo que él se transformó en caballo y huyó al galope. Según otra versión fue ella la que se transformó en yegua huyendo de Cronos. El hijo que nació fue medio equino y medio humano, el famoso centauro sabio Quirón, preceptor de héroes y sabios como Aquiles, Jasón y Asclepio. Los dioses transformaron a Fílira en tilo.  

    En la Hélade este árbol era muy preciado como benefactor y como medio de sabiduría, por el poder restaurativo de sus flores, y porque el líber o corteza interior del tilo proporcionaba tablillas para escribir que eran cómodas y fáciles de manejar. Además, divididas en tiras se utilizaban en la adivinación.

No hay comentarios: